Angioplastía con colocación de Stent de la Arteria Carótida Interna

Las arterias carótidas son los principales vasos sanguíneos del cuello. En su porción superior se divide en una rama externa que irriga la cara, y en una interna, que es la responsable de proveer sangre rica en oxígeno al cerebro.

La enfermedad ateroesclerótica de la arteria carótida es el bloqueo o estrechamiento por un acúmulo de placas de grasa en las paredes de la arteria. Esta es la principal causa de los ataques cerebrales, también denominados enfermedad cerebrovascular (ECV) o stroke.


En los EEUU, la estrechez o estenosis de la arteria carótida se presenta en 5 de cada 1000 personas entre los 50 y 60 años, y el 10 % de las personas mayores de 80 años tienen una estrechez mayor al 50% de la luz de la arteria. Esto lleva a que cada año existan 500 mil casos nuevos ataques cerebrales.

 

Los factores de riesgo son los  mismos que contribuyen a la enfermedad cardíaca ateroesclerótica de las arterias coronarias, la enfermedad vascular periférica y el ataque cerebral.

Controlables:
Presión arterial alta
Colesterol alto y Obesidad
Transtornos del ritmo cardíaco
Consumo de tabaco y alcohol
Abuso de droga y estimulantes
Uso crónico de anticonceptivos orales

No Controlables:
Edad
Sexo
Historia familiar de Colesterol alto y Enfermedades cardíacas
Previo Ataque Cerebral

Desafortunadamente muchos de los pacientes no presentan síntomas y como primera manifestación pueden cursar con un ataque cerebral.
Los pacientes que presentan síntomas notorios y tempranos, presentan Ataques/Infartos Cerebrales Transitorios o TIAs (por sus cifras en inglés), pudiendo ser:
- Debilidad de un lado del  cuerpo.
- Inestabilidad severa.
- Pérdida  transitoria de la visión en un ojo.
- Dificultad para pronunciar palabras o hablar con claridad.
- Dolor de cabeza.

Al examen físico se podrá evidenciar la presencia de un zumbido o soplo carotídeo.

Los estudios de imágenes son determinantes, una Ecografía Doppler Color determina el flujo de sangre en las arterias, la existencia de placas ateroescleróticas y el porcentaje de estrechez.

En algunos casos es necesario ampliar los estudios de Arteriografía Carotídea para evaluar la carótida o Panangiografía Cerebral para evaluar los vasos cerebrales.

Depende de la gravedad  de la  enfermedad:
- Para un estrechamiento del 50% o menos, solo puede requerir medicación anticoagulante para reducir el riesgo de un Stroke.
- Para estrechamientos más graves, está indicado el tratamiento Endovascular (Angioplastía con o sin Colocación de Stent de la arteria carótida), una opción menos invasiva sin necesidad de cortes, anestesia general y con un tiempo de recuperación más corto.
- Existen casos que debido a las características de la lesión o de alguna contraindicación del paciente, donde es necesario tratar la estrechez mediante tratamiento quirúrgico con Cirugía abierta (Endarterectomía Carotídea)

 

A través del cateterismo, se inserta un catéter balón hasta llegar al bloqueo de la arteria carótida.

Al encontrar la estrechez, se infla y dilata el lumen de la arteria con un catéter balón (Angioplastía). De forma complementaria puede ser necesario utilizar un stent, que es un tubo metálico mallado que se coloca en la estrechez dando una mayor capacidad de  dilatación a  la luz de la arteria, lo que permitirá un flujo sanguíneo más adecuado.

Utilizamos técnicas de protección cerebral con pequeños filtros que evitarían que eventuales fragmentos de placa, fibrina o trombos migren al cerebro y causen pequeñas áreas de infarto cerebral

Información Adicional

- Estar en Ayunas, mínimo 6 horas antes del procedimiento
- Continuar con su medicación habitual, incluso el día del procedimiento.
**Si estuviera en tratamiento con Anticoagulantes: Suspenderlos 05 días antes del procedimiento.
- Acudir 30 minutos antes de la cita programada, acompañado de un Familiar y /o Responsable.
- Llevar los Estudios de Imágenes con los que fue evaluado (Tomografía, Resonancia, Ecografía, etc.)
- En caso el/los día(s) previo(s) presente malestar general, problemas respiratorios gástricos o urinarios, como signos de infección o descompensación, favor comunicarse a la Institución, para ser evaluada o postergar el procedimiento.

En los procedimientos mínimamente invasivas de Radiología Intervencionista, se cuenta con un un médico anestesiólogo en el equipo médico, quien brinda una Sedación consciente monitorizada. Esta se administra mediante una vía endovenosa periférica, donde el paciente estará adecuadamente monitorizado en sus funciones vitales y sedado de manera suficiente que no sienta ningún tipo de dolor ni molestia durante el procedimiento.

Asimismo, el médico radiólogo intervencionista aplica anestesia local con una aguja muy pequeña en la zona donde se realizará la punción.

La gran diferencia con cualquier cirugía convencional, es que no usamos Anestesia General, evitando así los grandes riesgos que ésta puede conllevar.

- Una vez terminado el procedimiento, se realiza una compresión moderada durante 10 a 15 minutos en la zona de punción (generalmente la arteria femoral derecha) a nivel de la ingle, y se le coloca un parche compresivo, debiendo mantener la pierna estirada por un mínimo de 6 horas, para evitar el sangrado y posteriores hematomas,
- Luego pasará a una sala de reposo donde permanecerá aprox 2 horas.
- Debido a la Anestesia, recién podrá ingerir dieta blanda 3 horas después del procedimiento, y dieta completa a partir del día siguiente.
- Dependiendo del procedimiento, se requiere hospitalización solo por la primera noche, para observación.
- Al día siguiente debe reiniciar la medicación que consumía de manera regular y agregar la medicación que se indicara.
- Debe beber mucho líquido para que la sustancia de contraste sea eliminada más fácilmente.

Contamos con una sala de Hemodinámica exclusivamente para procedimientos Vasculares, donde se realizan los procedimientos de Radiología Intervencionista con los más altos estándares de asepsia y con una significativa variedad de materiales para realizar exitosamente complejos procedimientos vasculares.

Utilizamos la técnica de Seldinger, donde ingresamos con una aguja al vaso sanguíneo, y a través de ella, introducimos una guía  (alambrito fino metálico con punta blanda) a la profundidad del vaso, luego retiramos la aguja y podemos ingresar cualquier tipo de catéter (pequeño tubo con diferentes curvas dependiendo del vaso que se quiera abordar) por la guía para navegar por cualquier vaso sanguíneo.

Desde el catéter se inyecta la sustancia de contraste (actúa como un colorante que pinta los vasos sanguíneos) que permite visualizarlos mediante la Fluoroscopía (que son las imágenes de rayos X en tiempo real).

En cada Sala de Intervención contamos con un equipo de Rayos X especial llamado Angiógrafo que cuenta con importantes propiedades:

1) Sustracción Digital, lo cual nos permite:
- Tomar varias placas o imágenes por segundo,
- Retirar o sustraer las estructuras óseas para poder ver más claramente los vasos sanguíneos,
- Realizar mapas vasculares, que nos indica el camino por el cual debemos navegar con el catéter.
- Utilizar diversas modalidades para obtener la mayor información de cada lesión vascular.

2) Arco en C
- Gira alrededor del paciente, evitando que se lo tenga que estar movilizando.
- Permite cualquier angulación para estudiar cualquier tipo de lesión.

3) Mesa
Permite, en combinación con el Arco en C, moverla en todas las direcciones.

Asimismo, el acceso vascular suele realizarse con Ecografía Doppler, siendo muy preciso el acceso al vaso sanguíneo.

CONTÁCTANOS

Horario de Atención: L-V: 9am a 6pm | S: 9am a 12:30pm

Dirección: Av. Jorge Basadre 223, San Isidro (Esq. c/Javier Prado)

Telf. 221 6161 | 986 759 055

Email: consultas@brazzini.com.pe

Separe su Cita