Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

Es una enfermedad neurodegenerativa progresiva, catalogada como un trastorno del movimiento, que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva.

Ocurre cuando las células nerviosas o neuronas de un área del cerebro conocida como sustancia negra mueren o se dañan.


Normalmente, las neuronas de la sustancia negra producen una sustancia química importante en el cerebro, la dopamina, la cual es un mensajero químico responsable de transmitir señales nerviosas para producir movimientos suaves y decididos.

La pérdida de dopamina produce un deterioro del movimiento.
Lamentablemente, cuando los síntomas aparecen, ya suele haberse perdido el 60-80% de células productoras de dopamina en la sustancia negra.  

La enfermedad puede iniciar con síntomas leves que aumentan lenta y progresivamente, pudiendo mantenerse con esta sintomatología inicial por años, sin lograr un diagnóstico certero. Suelen cursar con temblores leves, dificultad para levantarse de una silla, habla muy suave o con poco volumen, escritura lenta y pequeña, pérdida de atención, cansancio, irritabilidad, o depresión sin una razón aparente.

Luego van apareciendo los síntomas patognomónicos:
- Temblor en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara
- Rigidez en los brazos, las piernas y el tronco
- Lentitud de los movimientos
- Problemas de equilibrio y coordinación
Estos suelen comenzar lentamente, generalmente en un lado del cuerpo y luego ambos lados. A medida que los síntomas empeoran, pueden cursar con con depresión, trastornos del sueño,  dificultades para caminar, masticar, tragar, hablar  o hacer labores simples.

La enfermedad de Parkinson se basa en un diagnóstico clínico, aunque complejo. Debe tenerse en cuenta la sintomatología, la forma de inicio y la evolución de la enfermedad.
No existe ningún marcador bioquímico que oriente al diagnóstico. Los exámenes genético sólo están indicados en las formas familiares de la enfermedad

La Espectroscopía por Resonancia Magnética es una técnica no invasiva de estudio neuroquímico del cerebro in vivo, que nos informa sobre la integridad y la actividad metabólica neuronal.

No existe una cura para la enfermedad de Parkinson.

Existen diversas medicinas que pueden ayudar a mejorar algunos síntomas, pero lamentablemente éstas se acompañan de complicaciones que aumentan la discapacidad de los pacientes. Ninguno de los fármacos usados en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson actúa sobre la progresión de la enfermedad.

En casos severos, la cirugía y estimulación cerebral profunda (electrodos implantados en el cerebro que envían pulsos para estimular las partes del cerebro que controlan el movimiento) pueden ayudar.

 

Es una terapia innovadora, siendo ahora parte de la práctica clínica para enfermedades del sistema nervioso agresivas, devastadoras y progresivamente degenerativas.

No representa la cura de la enfermedad, sino una opción terapéutica para la mejoría de los síntomas, teniendo como objetivo el incremento de la dopamina en la sustancia negra del mesencéfalo del cerebro, repercutiendo directamente en la calidad de vida.

 

La terapia es multidisciplinaria, contando con múltiples especialidades involucradas en el engranaje para un satisfactorio tratamiento:
- Neurólogos clínicos quienes realizan la evaluación previa al procedimiento y el seguimiento con la respectiva regulación de las dosis de los medicamentos
- Hematólogos y patólogos clínicos quienes extraen y procesan las células madre de la médula ósea
- Radiólogos intervencionistas: Realizan el implante de células madre con una infusión superselectiva  intraarterial
- Anestesiólogos: apoyan con la sedación y analgesia durante todo el procedimiento
- Psicólogos: Brindan un apoyo fundamental combatiendo la depresión con la que suelen cursar los pacientes con enfermedades neurodegenerativas.

La evaluación inicial es realizada por un médico neurólogo, quien verifica si es candidato a la terapia celular.

El paciente debe llevar la consulta:
- Resonancia magnética cerebral con estudios de perfusión, infusión y de espectroscopía.

En la consulta se realiza una historia clínica detallada, un examen clínico y neurológico, la evaluación de la resonancia, descartando otras patologías, y se realiza una Evaluación de la Enfermedad según la Escala Unificada en la valoración de la Enfermedad de Parkinson (UPDRS por sus siglas en inglés)

Mediante cateterismo vascular, se procede al implante de células madre intracerebral, con énfasis en la circulación posterior del polígono de Willis, de donde nacen las pequeñas ramas perforantes que irrigan el mesencéfalo, donde se encuentra la sustancia negra con las neuronas dopaminérgicas.

La mayoría de los pacientes con Enfermedad de Parkinson tratados con Células Madre han mostrado reversión o disminución de la sintomatología clínica, reduciendo considerablemente las limitaciones funcionales y mejorando la calidad de vida, cambiando drásticamente la progresión de la enfermedad.

Información Adicional

- Estar en Ayunas, mínimo 6 horas antes del procedimiento
- Continuar con su medicación habitual, incluso el día del procedimiento.
**Si estuviera en tratamiento con Anticoagulantes: Suspenderlos 05 días antes del procedimiento.
- Acudir 30 minutos antes de la cita programada, acompañado de un Familiar y /o Responsable.
- Llevar los Estudios de Imágenes con los que fue evaluado (Tomografía, Resonancia, Ecografía, etc.)
- En caso el/los día(s) previo(s) presente malestar general, problemas respiratorios gástricos o urinarios, como signos de infección o descompensación, favor comunicarse a la Institución, para ser evaluada o postergar el procedimiento.

En los procedimientos mínimamente invasivas de Radiología Intervencionista, se cuenta con un un médico anestesiólogo en el equipo médico, quien brinda una Sedación consciente monitorizada. Esta se administra mediante una vía endovenosa periférica, donde el paciente estará adecuadamente monitorizado en sus funciones vitales y sedado de manera suficiente que no sienta ningún tipo de dolor ni molestia durante el procedimiento.

Asimismo, el médico radiólogo intervencionista aplica anestesia local con una aguja muy pequeña en la zona donde se realizará la punción.

La gran diferencia con cualquier cirugía convencional, es que no usamos Anestesia General, evitando así los grandes riesgos que ésta puede conllevar.

- Una vez terminado el procedimiento, se realiza una compresión moderada durante 10 a 15 minutos en la zona de punción (generalmente la arteria femoral derecha) a nivel de la ingle, y se le coloca un parche compresivo, debiendo mantener la pierna estirada por un mínimo de 6 horas, para evitar el sangrado y posteriores hematomas,
- Luego pasará a una sala de reposo donde permanecerá aprox 2 horas.
- Debido a la Anestesia, recién podrá ingerir dieta blanda 3 horas después del procedimiento, y dieta completa a partir del día siguiente.
- Dependiendo del procedimiento, se requiere hospitalización solo por la primera noche, para observación.
- Al día siguiente debe reiniciar la medicación que consumía de manera regular y agregar la medicación que se indicara.
- Debe beber mucho líquido para que la sustancia de contraste sea eliminada más fácilmente.

Contamos con una sala de Hemodinámica exclusivamente para procedimientos Vasculares, donde se realizan los procedimientos de Radiología Intervencionista con los más altos estándares de asepsia y con una significativa variedad de materiales para realizar exitosamente complejos procedimientos vasculares.

Utilizamos la técnica de Seldinger, donde ingresamos con una aguja al vaso sanguíneo, y a través de ella, introducimos una guía  (alambrito fino metálico con punta blanda) a la profundidad del vaso, luego retiramos la aguja y podemos ingresar cualquier tipo de catéter (pequeño tubo con diferentes curvas dependiendo del vaso que se quiera abordar) por la guía para navegar por cualquier vaso sanguíneo.

Desde el catéter se inyecta la sustancia de contraste (actúa como un colorante que pinta los vasos sanguíneos) que permite visualizarlos mediante la Fluoroscopía (que son las imágenes de rayos X en tiempo real).

En cada Sala de Intervención contamos con un equipo de Rayos X especial llamado Angiógrafo que cuenta con importantes propiedades:

1) Sustracción Digital, lo cual nos permite:
- Tomar varias placas o imágenes por segundo,
- Retirar o sustraer las estructuras óseas para poder ver más claramente los vasos sanguíneos,
- Realizar mapas vasculares, que nos indica el camino por el cual debemos navegar con el catéter.
- Utilizar diversas modalidades para obtener la mayor información de cada lesión vascular.

2) Arco en C
- Gira alrededor del paciente, evitando que se lo tenga que estar movilizando.
- Permite cualquier angulación para estudiar cualquier tipo de lesión.

3) Mesa
Permite, en combinación con el Arco en C, moverla en todas las direcciones.

Asimismo, el acceso vascular suele realizarse con Ecografía Doppler, siendo muy preciso el acceso al vaso sanguíneo.

"Cuando yo tenia los síntomas iniciales vivía con displacer, sin una visión del futuro y con dolor. Eso lo he superado"

LuisA.M.

Enfermedad Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

"El Parkinson nadie te lo va a quitar, pero sí se puede mejorar la calidad de vida"

Salomon

Enfermedad Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

"Tengo más facilidad para desarrollar mi vida activa, académica, medica, social"

Tapia

Enfermedad Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

"Ya puedo jugar mi pelota, pichangueo"

LuisM.

Enfermedad Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

Terapia Celular en la Enfermedad de Parkinson

CONTÁCTANOS

Horario de Atención: L-V: 9am a 6pm | S: 9am a 12:30pm

Dirección: Av. Jorge Basadre 223, San Isidro (Esq. c/Javier Prado)

Telf. 221 6161 | 986 759 055

Email: consultas@brazzini.com.pe

Separe su Cita